VERANO NEGRO. LOS INCENDIOS EN AUSTRALIA PONEN EN ALERTA A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

0


Australia vivió en 2019 su año más caluroso desde que existen registros, con una sequía extrema y una ola de incendios que arrasó el sureste del país. Si bien es cierto que las altas temperaturas y el clima árido caracterizan a la región, los alarmantes eventos que comenzaron en septiembre del año pasado están muy por encima del promedio: se estima que el fuego ya consumió una superficie equivalente a la provincia de Entre Ríos (unas seis millones de hectáreas).

Con los incendios en el Amazonas como antecedente inmediato, crece la alarma en todo el mundo por el impacto ambiental del cambio climático originado por la concentración de gases del efecto invernadero. Consideradas las superficies afectadas, la prensa internacional habla del cuádruple de zonas implicadas que en los incendios de Brasil.

Las cifras que se difunden, se refieren a casi treinta muertes humanas, cerca de 2 mil edificios destruidos incluidas viviendas y perdidas de vidas animales por un mínimo de 500 millones de ejemplares.

Entre las especies más afectadas se encuentra el emblemático koala, habitante de las regiones costeras y del sur australiano, cuya población disminuyó drásticamente al perecer unos 25 mil animales. Situación que deriva de la concentración de los principales focos de incendio en los estados de Queensland, Nueva Gales del Sur y Victoria.

MATANZA DE CAMELLOS
La crisis ecológica desatada por los incendios obligó al gobierno australiano a enviar francotiradores a asesinar a más de 5 mil camellos desde helicópteros. Debido al fuego, una enorme migración de rebaños de estos animales sedientos se convirtió en una amenaza para las tribus originarias del sur del país.

Los animales ponían en peligro la poca comida y agua disponibles en la zona y amenazaban las infraestructuras y a los conductores. Aunque cruel, la medida buscó proteger los suministros de agua para las comunidades y asegurar como prioridad las vidas de las personas, incluyendo niños y ancianos, así como la flora y la fauna autóctonas.

CAMBIO CLIMÁTICO: PERSPECTIVA LOCAL PARA UN PROBLEMA GLOBAL
Un video publicado por el Servicio Meteorológico Nacional (@SMN_Argentina en Twitter), detalla el mecanismo por el cual se concentran los gases que producen el efecto invernadero.

Allí explican como los gases que se concentran en la atmósfera contienen los reflejos del sol en la tierra. En los ciclos históricos originarios del planeta, ese nivel de temperatura permitió la formación de la vida en la superficie. Pero a partir de la revolución industrial, con la quema del combustible fósil y la deforestación, la acumulación de estos gases fueron en aumento, condensando cada año una mayor temperatura a nivel planetario.

Las consecuencias de ese efecto incluyen temperaturas que van aumentando sus registros históricos, tormentas cada vez más fuertes, aumentos en el nivel del mar producto de los deshielos, etc.

Especialistas del CONICET como Ines Comillioni, subrayan que no se deben considerar los incendios y olas de calor como fenómenos locales, ya que implican un impacto más allá de las fronteras donde se originan. Así, según detalla el propio SMN, los humos producidos por los incendios australianos se desplazan a través de los vientos y en la semana en curso ya llegaron al litoral argentino.

Por su parte, la Organización Climatológica Mundial (WMO por sus siglas en ingles) confirmó que 2019 fue el segundo año más cálido de la historia, según los registros que miden la temperatura anual de la Tierra desde 1850.

Según detalló Manuel Jaramillo en Telam, el cuadro general podría agravarse, teniendo en cuenta que «además de afectar gravemente a la biodiversidad de la zona, los incendios agudizaran la crisis climática a causa de las emisiones de carbono provenientes de la quema de materia orgánica y las áreas dañadas serán mas vulnerables a sequías, inundaciones y a otros efectos por la falta de cobertura vegetal».

En Argentina, la designación de la Doctora en Ciencias de la Atmósfera Carolina Vera como titular del Gabinete de Asesores del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación fue recibida con optimismo por los sectores ambientales. Referente del CONICET y de los estudios sobre el impacto del calentamiento global a nivel internacional, la flamante funcionaria recibió distinciones mundiales por sus aportes en las Ciencias del Clima.

Al respecto, a principios de enero se reunió el Consejo Federal de Ambiente (COFEMA) para delinear sus políticas para el 2020 sobre el tratamiento de residuos, el monitoreo ambiental y el fomento a los corredores agroecológicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here